5

Organizaciones no Gubernamentales

trabajan en pro de su entorno social.

 

La realidad que se vive en nuestros días, hacen que instituciones sin ánimo de lucro, confíen en que decisiones tomadas serán sin duda, buenas prácticas proyectadas en la agenda mundial. Sin importar en que región, ciudad o país del continente nos encontremos, el mundo cambia minuto a minuto y con ello la necesidad de transformar realidades.

Por ello les presento, en el Corazón de Madrid, en la Calle Egido de la Fuente, 15- Pinto, a un grupo de personas cuyo único objetivo es construir a través del esfuerzo mejoras para las personas con discapacidad y para  sus familiares.

 A  lo largo de su trayectoria  la Asociación de Minusválidos de Pinto,  han logrado convertir un sueño, en una realidad. Hoy cuentan con un Centro Ocupacional “Cuarentainueve” con una total de 30 plazas, las mismas de carácter público.

Todo fue cambiando y con ello creciendo las aspiraciones y surgió la  de proporcionar un hogar permanente a personas con discapacidad intelectual, con ciertas creencias de autonomía  ofreciendo un hogar apropiado. Hoy por hoy, ya es un hecho.

 En Pinto el compromiso con la comunidad, es el motor que les impulsa a continuar en la búsqueda de herramientas, de la mano de la Responsabilidad Social Empresarial, han logrado un sinfín de ayudas.

La AMP plantea a la RSE a través de proyectos sustentables, uno de ellos llamado “Bicis por la Vida”, donde se realizó la alianza estratégica con  Alberto Contador, ciclista de la localidad, triunfador en el mundo  de la carrera deportiva, donde el pedalear es una alternativa de vida.

asociacion12

Normalmente, se asocia la RSE a un determinado  perfil profesional al que tiene difícil acceso una pequeña empresa que desarrolla su ámbito de actuación como ONG.

Por el contrario, quienes trabajan en este proyecto,  tienen  historias tan interesantes que comunicar a los demás, que son los  protagonistas que favorecen, no sólo las dinámicas de la Entidad, sino  la ayuda a otras personas, para que en un futuro no lejano ellas puedan tener los medios necesarios para contar sus historias.

Por esto es importante que las empresas gestionen su acción social, y como resultado lo que estaba considerado como un hecho filantrópico pase a ser reconocido como una inversión social. De esta forma tanto la Comunidad como la empresa se benefician de la inversión.

Una vez más se observa que al tercer sector se les presentan diferentes desafíos, que deben emprender, pues la realización plena de las capacidades humanas y el acompañamiento en la búsqueda de la felicidad individual y colectiva es su razón de ser y con la participación de socios, profesionales y voluntarios se ha demostrado que si se puede alcanzar las metas.

Para mayor información te invito que escribas al  aminusvalpinto@telefonica.net o te comuniques a los siguientes números  91 692 39 52  o el  Fax: 91 692.39 25