5

La indefensión inducida es la condición de un ser humano que ha “aprendido mediante la fuerza o bajo la inducción subliminal” a comportarse pasivamente y de forma sumisa, con la sensación subjetiva de no poder hacer nada y que no responde ni reacciona a pesar de que existen oportunidades reales de cambiar la situación que lo atrapa, evitando las circunstancias desagradables. No es fácil determinar y/o aceptar que muchos ciudadanos la padecen en mayor o menor grado, por ejemplo: aquellos individuos que han sido ineficaces o menos sensibles para determinar las consecuencias de su comportamiento, o no saber reaccionar eficientemente frente una situación que le afecta o condiciona, se dice que han adquirido “indefensión inducida o aprendida”.

Algunos estudios universitarios han revelado que cuando a una persona se le castiga de manera continúa sin importar lo que haga, desarrolla indefensión aprendida, por lo que el sujeto deja de responder e intentar salir de su situación.

La indefensión inducida o aprendida, es un asunto estudiado por el Psicólogo Martin Seligman, para comprender los procesos por los cuales somos incapaces de reaccionar frente a situaciones dolorosas, frustrantes o de fracasos continuados. Su teoría se basa en la idea de que la persona se inhibe mostrando pasividad cuando las acciones para modificar las cosas que queremos, no consiguen el objetivo deseado.

Hemos podido observar en nuestra sociedad que generalmente las mujeres que sufren violencia prolongada, son incapaces de ayudarse a si mismas, como consecuencia del desgaste psicológico que provoca la continúa exposición a la violencia, humillación y al desprecio. Las mujeres víctimas de los malos tratos, se sienten desamparadas e incapaces de lograr sus metas vitales, para luego caer en un estado de ausencia de motivación.  Como resultado de un proceso continuado de violencia, la víctima aprende a creer que está indefensa, que no tiene ningún control sobre la situación en la que se encuentra y que cualquier cosa que haga es inútil, por lo que se entrega a su situación y sufre la indefensión inducida o aprendida.

¿Podría estar una gran parte de nuestra sociedad atrapada en esta situación de “indefensión inducida”?  ¿Por qué no somos capaces de reaccionar ante alguna de las situaciones que vivimos?

Creo que cada uno de nosotros debe mirar profundamente en su conciencia e intentar de mirar si estamos de alguna manera en “indefensión inducida”, aunque sea de manera leve. Si creemos que no podemos cambiar las cosas, si creemos que todo está perdido, si sentimos que no vale la pena luchar, pudiéramos estar de alguna forma inducidos a la indefensión.

Observo con preocupación la pasividad letal con la que nuestra sociedad actual asume y se comporta frente a situaciones de crisis, tragedias o ante la situación política que les afecta de forma directa, pareciera que la sociedad asume su propia destrucción adoptando una actitud de INDEFENSIÓN.

Pero hay un rayo de esperanza frente a esta situación, y pudiera ser el efecto multiplicador que cada uno de nosotros empiece a generar a partir de ahora en sus círculos familiares y sociales, una actitud proactiva frente los problemas que nos afectan, ayudarles a abandonar esa postura de indefensión, mostrar que si hay caminos de posibilidades, todo empezará con un “SI PUEDO” o “SI HAY SALIDA”.

En algunos casos no será fácil, por lo que será necesario acudir a los profesionales de la psicología, a terapeutas especializados, pero no podemos quedarnos sin reaccionar.

En la segunda guerra mundial, en los campos de concentración Nazi, miles de prisioneros eran subidos a trenes para ser llevados a cámaras de gases, ellos sabían que era su último destino, eran miles contra pocos guardias, y si se hubiesen sublevado en un ultimo acto heroico por su libertad y muy probablemente hubiesen tomado el control, pero ellos estaban sumidos bajo la indefensión inducida, y aceptaron su destino, pensaron que nada podría cambiar.

La situación que vivimos hoy, no es nada comparable a los horrores de la guerra, afortunadamente. Pero hoy existen métodos que de forma subliminal nos inducen a la indefensión.

Pero en medio de esta situación surgen los que quieren hacer leña del árbol caído, y aprovecharán  las crisis sociales para presentarse como salvadores, y no lo tendrán difícil en mentes cansadas de tantos fracasos y tantos engaños, y vendrán los que se presentan como opción ÚNICA de salvación, pongo un ejemplo muy actual:

El partido político PODEMOS ha sabido manejar esa sensación de indefensión inducida y frustración de la sociedad española de los últimos años causada por los altos niveles de corrupción de los partidos políticos tradicionales, haciendo creer al ciudadano que son la única posibilidad para sacar a España de la actual crisis, pero si hacemos un análisis frío y realista, ellos representan frustración, confrontación social, desmantelamiento del estado productivo, restricción de las libertades comerciales privadas, restricción de las comunicaciones, etc. Ellos representan el socialismo cubano-Bolivariano, pero sabemos quienes son y a donde quieren llevar a España, ellos pretenden implantar en España la revolución bolivariana, esa que en Venezuela ha sumido a un pueblo entero a las mayores miseria y sufrimientos de la historia reciente de Latinoamérica y lo lograron gracias a la “INDEFENSIÓN INDUCIDA”a la cual someten a millones de venezolanos desde hace 16 años de régimen Chavista-Madurista.

La sociedad venezolana está saliendo poco a poco de esa sensación o estado de indefensión, esperemos que España no se deje engañar.