¿Qué dirección se debe tomar? puede llegar a ser una interrogante muy común, sin embargo, el analizarlas fortalezas  te puede guiar en el camino. 

Una de las herramientas que la ciencia nos ofrece, es “El Mercadeo”, catalogado como el arte de producir las oportunidades, de incrementar las virtudes de un producto y/o servicio  y lograr captar la atención de los consumidores.

Partiendo de dicha reflexión, el éxito de las empresas radica en saber publicitar el producto, pues se ha demostrado que el conocer íntegramente al target, facilita la perspectiva comunicacional y cautiva a un público altamente segmentado.

En el proceso de mercadeo intervienen actividades que hacen posible llegar  expresamente al consumidor bienes o servicios. Es allí donde presento a la Responsabilidad Social Empresarial, como una estrategia que se encuentra altamente relacionada con proyectar iniciativas  planteadas a largo plazo de forma transparente.

Los profesionales del área estudian cada caso y por lo general basan sus estrategias, orientados en pilares como el medio ambiente, la educación y la economía.

Empresas, Gobiernos y Organizaciones Internacionales replanteando  perspectivas.

Si bien es cierto que la crisis económica en que viven los gobiernos y empresas del mundo es una realidad, cada día les resulta más complicado estructurar sus campañas publicitarias. Sin embargo, la RSE ha otorgado la forma de trazar acciones con la mira en ofrecer a los ciudadanos calidad de vida.

Hoy por hoy, el objetivo es impactar positivamente a la sociedad,  por ello se  debe confiar en la rentabilidad y ofrecer una cuota de confianza a su activo más importante, sus empleados, aunque requiere una alta inversión de fondos y tiempo de gestión, los resultados  han demostrado que son satisfactorios.

La mirada de Organizaciones de gran impacto mundial, dedicada a proteger  los derechos humanos, presentaron la Declaración del Milenio en el año 2000, un  manifiesto donde ofrece dedicar el cumplimiento de 8 Objetivos del desarrollo antes del 2015:

  • Erradicar la pobreza extrema y el Hambre.
  • Educación Universal.
  • Igualdad entre los géneros.
  • Reducir la mortalidad de los niños.
  • Mejorar la salud materna.
  • Combatir el VIH/SIDA
  • Sostenibilidad del Medio Ambiente.
  • Fomentar una Asociación Mundial.

Por consecuencia a finales del 2014 y en el primer trimestre del año 2015, será un momento en el cual las empresas estarán a examen y sin duda alguna todas ellas  analizarán los errores para proyectar nuevos caminos. Si tu empresa aún no lo ha hecho, no te quedes atrás. Es tu momento.